Categorías
Digitalización Negocios

Futuro

Desde hace siglos, desde que Josué desveló al faraón la parábola de las siete vacas flacas que seguirían a las siete vacas gordas, sabemos que la economía es cíclica y que a las más duras crisis siguen periodos de bonanza, a veces de loca bonanza como en el periodo de entreguerras, los años 20; los Estados Unidos salieron pujantes tras la gran depresión.

Pero nada de esto ocurre de una manera fatídica, no hay magia, se debe al empuje de cada ciudadano que llenó su despensa cuando era posible y guardó para los malos tiempos, como hoy están haciendo los españoles, y, sobre todo, no se paralizó  y se adaptó a los nuevos tiempos con nuevas artes, llámese comercio omnicanal, digitalización, nuevos modelos de negocio o nuevos servicios.

Durante más de un año, en nuestro país venimos sufriendo pérdidas y cierre de negocios debido a la bajada del consumo producida por la pérdida de confianza de los consumidores, y por los cierres en la hostelería y las limitaciones a la movilidad decretados por las autoridades para evitar la transmisión del COVID. Si hasta hace pocas semanas era difícil salir del pesimismo y el ánimo depresivo, hoy vemos con qué rapidez han respondido las familias a las primeras buenas noticias, es decir, a los elevados índices de vacunación en Israel y el Reino Unido, haciendo del consumo privado el motor de la demanda interna. Algo similar está ocurriendo en los Estados Unidos apoyado además por estimulantes planes fiscales.

En España los más jóvenes se han lanzado a las calles para celebrar el fin del periodo de alarma y los adultos se han apresurado a desplazarse para visitar a personas queridas que quizás hacían más de un año que no veían: un respiro merecido. Pero lo más importante va a ocurrir después. Por miedo y también por las dificultades objetivas, el freno drástico del consumo ha producido un aumento del ahorro impensable hace un par de años; de 46 mil millones de euros como media anual entre 2015 y 2019, hemos pasado a 108,8 miles de millones de ahorro en 2020. Algunos sectores que han sufrido menos, como los de la informática y los libros, ya están mostrando su crecimiento.

El imperio de los libros

El Imperio de los Libros, una pequeña y personal librería situada en Ruzafa, contra todo pronóstico, ha abierto una sucursal en el Ensanche, en la emblemática Avenida Reino de Valencia, hace escasas semanas.

Estamos contentos, dice la propietaria, nuestra cifra de negocios ha crecido con el confinamiento y las restricciones y esperamos que lo haga más cuando mejore la economía.  Y es que la confianza del consumidor ha crecido de manera notable durante el mes de marzo y eso, unido a la disponibilidad económica de una parte de la población, está empezando a repercutir ya en las ventas.

A la inyección que los ahorros de los españoles van a aportar a nuestra economía, hay que añadir los 140.000 millones de euros provenientes del Mecanismo Europeo de Recuperación y Resiliencia (MRR) que recibirá España entre 2021 y 2026 a través de transferencias y préstamos para incrementar las inversiones públicas y acometer reformas, algunas polémicas, como las de las pensiones.  Otras nubes en el firmamento económico son el desabastecimiento de algunos productos y el riesgo de paro de larga duración. Solo con políticas adecuadas, inversión, esfuerzo, confianza razonable y creatividad de los agentes económicos de todos los niveles, saldremos crecidos de esta crisis como salimos de las anteriores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Escribe los números en orden: *