Esta la primera pregunta que asalta al emprendedor o inversor cuando empieza a buscar negocios rentables, franquicias de éxito. Nuestros clientes, amigos y conocidos nos la hacen constantemente. 

Hay que ser buen observador, identificar los indicadores de éxito y tener experiencia en franquicias para sacar conclusiones. Porque la respuesta no sale en las galletas de la suerte, lo sabemos.

La primera respuesta es lo obvio, los sectores seguros donde siempre ha habido, hay y habrá clientes:

  • Los niños.
    Todo lo relacionado con los reyes de la casa es un sector seguro, las familias y su entorno los cuidan y los miman: moda infantil, juguetes, clases de refuerzo (de idiomas, matemáticas y otras habilidades), actividades infantiles (como cocina), ecografías 4D, etc
  • Vivienda y real estate.
    En el caso de la vivienda hablamos tanto de compra y venta como de gestión y reforma. Pero además están las inmobiliarias altamente profesionalizadas que gestionan amplias carteras de producto residencial, terciario, retail, inversiones rentables y lujo.
  • Telefonía.
    Todo el mundo lleva un móvil en la mano… y otro en el bolsillo. Desde la venta de productos nuevos hasta la de smartphones reacondicionados de segunda mano hay mucho mercado: reparación,  accesorios, (como carcasas y auriculares).
  • Alimentación tradicional.
    Supermercados de proximidad, panaderías. Son negocios seguros, con una gestión diaria precisa y donde la ubicación es fundamental. Como dice el mantra ubicación, ubicación, ubicación.
  • Mascotas.
    En España hay más de 5 millones de perros y 3 millones de gatos conviviendo cada día con sus dueños. Los cuidan y los miman. Las tiendas de productos para animales son uno de los sectores más fuertes, así como las clínicas veterinarias y los productos dirigidos a los animales de compañía.

Además están los nuevos sectores en desarrollo, con futuro y capacidad de crecimiento:

  • Movilidad eléctrica.
    Auténtica prioridad para muchos municipios y el modo de  desplazamiento favorito de muchos ciudadanos. Venta y reparación de vehículos ligeros. Carga de coches eléctricos.
  • Movilidad sostenible, como las bicicletas:
    Venta, reparación y alquiler, por ejemplo. Es una realidad que los grandes ayuntamientos están apostando por esta mobilidad sana y están ampliando los trazados de carril bici en las ciudades.
  • Alimentación saludable:
    Supermercados eco o bio, helados saludables, smoothies… Empezó como tendencia pero ya es una realidad que convence cada día a más clientes. Y están dispuestos a pagar hasta un 30% por los productos.
  • Servicios para extranjeros.
    Alquileres temporales y asesoramiento profesional para nómadas digitales. Estos profesionales y sus familias necesitan viviendas, colegios, dar de alta sus negocios y relacionarse con la Administración en España. Las cifras no mienten, somos el país de acogida y residencia favorito para gente de todo el mundo.
  • Almacenaje: trasteros, taquillas.
    Las viviendas son pequeñas, cada vez nos trasladamos más, necesitamos sitios en orígen y destino donde guardar muebles o maletas.
  • Artículos destinados a los adolescentes y los “adultos jóvenes”.
    Incorporan tendencias de moda y tecnología. Hablamos de sagas, de series y películas, todo lo “japo” y las últimas formas de compra y pago.
  • Lo retro, lo cuqui, los hobbies tradicionales actualizados.
    Tejer, la lana, el crochet, el punto de cruz, los soldaditos, la cerámica y demás. Antes o después te das cuenta, lo del yayo y la abuelita mola; a muchísima gente le encanta pintar sus propios soldados y jugar grandes batallas.
  • Lujo accesible: joyas, bisutería, accesorios, moda… 
    Frente a los modelos tradicionales algo más “pesados”, encontramos cadenas donde la producción, comercialización y logística están muy bien imbricadas. Son cadenas de franquicias ágiles, llevan moda a sus tiendas a diario, favoreciendo la repetición de visitas de sus clientes. Además montan tiendas bonitas que atraen público de todas las edades. Lujo democratizado.

Si empiezas a buscar ahora qué negocio montar, lo normal será que tu tienda abra el año que viene, que levantes la persiana en 2023.

Antes de abrir hay muchas cosas que hacer. La primera es evaluar tus posibilidades. Aquí tienes algunas preguntas que deberías plantearte antes de empezar:

  1. Sobre la inversión : ¿Cuánto es la inversión realmente? Recuerda que además del coste de la franquicia (canon de entrada, formación, stock inicial, licencias, etc) tendrás que alquilar y acondicionar un local ( fianzas, licencia de apertura, obra civil, mobiliario, etc). Siempre es necesario disponer de un fondo de maniobra, “dinero bajo el colchón”, que permite afrontar los gastos de dos o tres meses sin ingresos.
  2. Sobre tu capacidad económica ¿Tengo capital disponible? ¿Cuánto quiero invertir? ¿Financio una parte? ¿Cómo puedo conseguir financiación?
  3. Capacidades personales y posibles socios. Montar un negocio exige estar pendiente y atenderlo debidamente, valora tener un socio. Pensad qué actividades que os gustan, sectores en los que has trabajado o que se te dan bien; qué quieres hacer como proyecto de vida… En definitiva, encontrar el negocio que mejor se ajuste a vuestras necesidades y capacidades.
  4. La ubicación ¿Dónde abrir una franquicia? El tamaño importa. No te dejes llevar por el romanticismo y asesórate por expertos, con datos objetivos sobre el mejor sitio para abrir tu franquicia.

Todo inversor, grande o pequeño, quiere asegurar la viabilidad de su inversión, montar su propio negocio con las mayores garantías posibles.

Hay varios factores que influyen en el éxito de una franquicia y algunos indicadores que nos ayudan a reconocer los sectores y marcas que funcionan

  1. Un franquiciador transparente.
    La información de la red es accesible, se puede contactar con franquiciador y franquiciados, responde a tus dudas.
  2. Franquiciados satisfechos.
    Lógicamente el día a día trae fricciones, pero también “el roce hace el cariño”. Habla con los franquiciados, visita tiendas, pregunta.
  3. Renovaciones y multifranquiciados.
    Donde los franquiciados renuevan contratos o abren más tiendas, hay buen negocio, seguro. ¿Quién volvería a invertir en la misma marca si el negocio no fuera bien?
  4. Dime con quién andas y te diré quién eres…
    Proveedores fiables y con buena reputación. El día a día tiene vicisitudes e incidencias, pero un buen proveedor las soluciona y el franquiciador no para hasta que lo consigue.
  5. Por último, esto es un deporte de contacto.
    Nos gustan los franquiciadores que visitan o contactan con frecuencia a sus franquiciados, anticipando problemas y no solo “apagando fuegos”

Esperamos. que este artículo haya respondido a tu pregunta, si quieres saber más ponte contacto con nosotros.